¿Qué debe contener un Plan de Contingencia para Riesgo de Liquidez? – Segunda parte

Antilavado Temas Tipos

Por: Juan Ramón Báez I. (*)

Como fue mencionado en el artículo publicado ¿Qué debe contener un Plan de Contingencia para Riesgo de Liquidez ? – primera parte, este plan será necesario activarlo en los siguientes casos:

Crisis Institucional

El riesgo de liquidez, en muchas ocasiones, no depende sólo de la situación de la entidad sino de cómo sea percibida ésta por el mercado. En este caso el desajuste de la liquidez es derivado principalmente de:

  • Retiros de depósitos no esperados,
  • Reducción de montos en la recuperación esperada de cartera,
  • Disminución de Activos Líquidos Netos que impide la cobertura de la Brecha Acumulada Negativa.
  • Otros eventos.

En una Crisis Institucional el Plan de Contingencia para Riesgo de Liquidez debe prever seguir cursos de acción o estrategias sobre los Activos, Pasivos o Patrimonio, tendiente a mejorar los flujos futuros de efectivos con efectos positivos o desalentar los flujos futuros de efectivos negativos. Además debe ser acompañado por actuaciones que permitan el “lavado de imagen” de la entidad.

Crisis sistémica

Esta crisis sistémica surge por una falta general de liquidez en los mercados, derivado de desequilibrios en los mercados nacionales e internacionales, con fuerte impacto en la balanza de pagos, agregados monetarios y volúmenes de préstamos y depósitos en el sistema financiero activos y que se manifiesta por retiros masivos de depósitos.

Objetivo del Plan de Contingencia frente al Riesgo de Liquidez

Antes es importante mencionar primeramente que las posiciones de Liquidez en Riesgo (LER) que se presenta cuando la Brecha Acumulada Negativa (pasivo sensible mayor que el activo sensible) no se cubre con el Activo Líquido Neto (ALN).

Así, el objetivo del Plan es cubrir las posiciones de Liquidez en Riesgo (LER) es permitir el desarrollo de estrategias y acciones para reducir los descalces de posiciones de activos, pasivos, egresos e ingresos.

Estrategias Generales

Es importante comprender que para contrarrestar las posiciones de Liquidez en Riesgo el curso de acción a seguir es mantener las posiciones de Activos Líquidos Netos (ALN) en un nivel suficiente para cubrir la Brecha Acumulada Negativa.

Las estrategias generales son:

• Con relación a la Brecha Acumulada Negativa, el propósito de la estrategia es desarrollar una serie de acciones tendiente a alentar la existencia de flujos de efectivos futuros positivos y desalentar flujos de efectivos futuros negativos en el corto plazo.

• Con relación al VAR de Liquidez de la primera y segunda línea calculado para un determinado nivel de confianza, se deben seguir acciones tendientes a reducir la volatilidad de las fuentes de fondeos.

• Con relación a los 100 mayores depositantes se deben seguir acciones tendientes a aumentar la cobertura a través de Activos Líquidos Netos.

Otros puntos a considerar en el Plan de Contingencia para Riesgo de Liquidez

Es importante alertar que para que el Plan de Contingencia frente al Riesgo de Liquidez sea completo e instrumental hace falta llevar en cuenta entre otros: eventos activadores del Plan de Contingencia, detalles de las estrategias especificas tanto para crisis institucional y sistémica, equipos de respuesta, frecuencia de actualización, procedimientos para el levantamiento del Plan de Contingencia. Todos estos temas son tratados en profundidad en los diferentes eventos realizados por Best Practices, de tal forma a permitir el diseño e implementación de un Plan de Contingencia para Riesgo de Liquidez.

 


Leer más



Las tres formas de medir el Riesgo de Liquidez

Administración de Riesgos de IFIs Temas

Por: Juan Ramón Báez I (*)

La primera forma de medir el Riego de Liquidez es mediante el análisis mediante Ratios de Liquidez es un análisis estático, es decir que sólo tiene en cuenta las magnitudes en sus niveles actuales sin tener en cuenta su evolución futura. Esto hace que se utilicen como indicadores de la estructura de liquidez actual y como objetivo de la estructura deseada por la entidad.

La segunda forma de medir es mediante el análisis del GAP de Liquidez (Brecha de Liquidez) que pretende tener en cuenta la evolución temporal de las magnitudes del balance.

Para su elaboración de la Brecha de Liquidez es necesario conocer cuando se producirán los flujos de caja futuro (capital más intereses) conforme a los contratos firmados y por el comportamiento futuro tanto de activo como de pasivo y de fuera de balance, para establecer el flujo neto en cada intervalo de análisis.

  • Una recomendación importante es realizar un seguimiento detallado de los tres primeros meses y sobre todo del primer mes para el cual se debe establecer un límite de gap máximo (Liquidez en Riesgo o LER).
  • Por la naturaleza de algunos productos, puede ser complejo tanto conocer el montante de los flujos de caja como el momento en el que se producirán.

La tercera forma de medir sería mediante el análisis de Simulaciones que pretende solucionar los problemas de análisis mencionados en el gap de liquidez.

Se pueden realizar dos tipos de simulaciones:

  • Simulaciones deterministas, en las que se evoluciona el balance sobre la base de una serie de escenarios considerados previamente. Es importante considerar no sólo escenarios posibles sino también escenarios extremos y contrarios a la situación actual, lo que permitirá estar preparados para situaciones poco probables”.
  • Simulaciones aleatorias, en las que se establece un comportamiento estadístico a cada una de las variables cuya evolución pueda variar. En este tipo de simulación la importancia está en poder establecer alguna distribución estadística conocida a las variables a estudiar. Esto permitirá un estudio objetivo no sujeto a la opinión del analista. En este tipo de simulaciones no se debe olvidar las simulaciones extremas, ya que la aleatoriedad puede no cubrir situaciones de tensión.

Leer más